Tips para relacionarte y triunfar

En este nuevo escenario online en el que nos movemos, me sorprende que algunas empresas empiezan a buscar perfiles que tengan habilidades en relaciones con clientes, partners, incluso compañeros de trabajo. Entre tanto escaparate virtual, en el que nos exponemos sin pudor, tanto a nivel profesional, como personal, descubro que esta falta de relaciones personales está generando que nos cueste comunicarnos.

Muy al contrario de lo que podemos pensar, existe una tendencia entre responsables de recursos humanos y head hunters, desde hace no mucho, a valorar aquellas personas que destacan en el “saber estar”, comunicarse con fluidez, pero con respeto y que son capaces de generan empatía en otros y son, lo que denominan ahora, facilitadores en las relaciones. Descubro, con algo de sorpresa, que el uso masivo de Internet está creando perfiles de candidatos muy activos, que se comunican al instante y expresan emociones, sensaciones y estados de animo, pero exclusivamente bajo la “trinchera” de Internet. Suele ser fácil encontrar personas extrovertidas y abiertas en las redes sociales, donde se mueve como pez en el agua, pero que tienen muchos problemas a la hora de relacionarse cara a cara con otros. No son solo personas introvertidas, si no en algunos casos, demasiado agresivas, que expresan todo lo que sienten, sin filtro, lo que produce un absoluto rechazo.

El contacto directo sigue siendo imprescindible a la hora de establecer relaciones

El contacto directo sigue siendo imprescindible a la hora de establecer relaciones. Las empresas están teniendo problemas para encontrar perfiles que destaquen en el manejo de estas relaciones. En este sentido, hay perfiles como un director de comunicación, responsable de eventos, jefe de protocolo o por supuesto responsable de relaciones institucionales, en los que es imprescindible tener una gran capacidad para comunicarse. Cada vez son más las organizaciones, ya sean públicas o privadas, que toman conciencia de la necesidad de desarrollar unas relaciones institucionales fluidas y estables en el tiempo con lo que se conoce ahora como stakeholders (agentes o grupos de interés y de influencia).

Las empresas están teniendo problemas para encontrar perfiles que destaque en el manejo de estas relaciones

Por eso, hoy, he querido centrarme en el perfil de un responsable de relaciones institucionales, que más allá de incluir funciones de comunicación, protocolo y organización y gestión de acontecimientos, ha adquirido un rol indispensable para cualquier organización: la relación directa y positiva, periódica y estable, con otras organizaciones, grupos o instituciones que tienen o pueden tener influencia en su ámbito de trabajo.

A continuación te dejo algunas de las competencias, que sin duda, pueden ser aplicables a cualquier perfil más comercial o de marketing:

  • Habilidad para comunicar: es vital poder transmitir algo a alguien de forma clara, bien oral y escrita, a diferentes targets
  • Capacidad para planificar y organizar: ante todo priorizar y establecer líneas de actuación en la consecución de los objetivos esperados
  • Alto nivel de calidad y orden: con el fin de evitar la incertidumbre e improvisación, es importante buscar el detalle y la claridad de las actividades a realizar
  • Habilidad para el Networking: establecer contactos a diversos perfiles de personas, tanto a nivel profesional, como personal

Para ello es imprescindible:

  • Tener absoluto conocimiento tanto de la organización que representamos, como de sus estrategias a seguir.
  • Utilizar de forma adecuada aquellas herramientas de trabajo y estrategias que nos ayudan a relacionarnos
  • Saber aplicar el protocolo tanto corporativo, como institucional, sus normas y técnicas
  • Desarrollar habilidades básicas para la organización y gestión de los eventos

Además de estas habilidades, cabe destacar que para triunfar en las relaciones, como en el terreno personal, es muy importante disponer de una actitud que invite a generar empatía en el interlocutor; saber escuchar, y aguantar el tiempo para responder, intentando analizar la respuesta antes de contestar; tener respeto, consideración y educación; una actitud correcta; una imagen adecuada y la que no falla nunca, una buena sonrisa para provocar una comunicación amable.

Estas son algunas de las técnicas, que casi sin darme cuenta, he utilizado en mis relaciones, pero lo mejor es tenerlas en cuenta y dejar que salgan con naturalidad. No hay nada peor que una persona que actúa y da una impresión artificial, forzada.

Comparte conmigo alguna de tus experiencias. Añade a este post, algunas de las tácticas que utilizas para relacionarte con otros.

Si quieres, deja tu comentario.

Write a comment

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar